Visor de contenido web

Presentación

En un escenario claramente señalado por la lucha frente al cambio climático y la necesaria reconstrucción tras la crisis multiescalar provocada por la irrupción del COVID-19, el cambio de paradigma hacia un modelo sostenible que fomente la resiliencia territorial garantizando el respeto al medio ambiente y el bienestar social sin comprometer la calidad de vida de generaciones futuras es imprescindible.

Esta transición verde es clave en los espacios que el ser humano habita y en los que se relaciona, especialmente considerando la estrecha relación que existe entre la el fomento de la calidad de la arquitectura y el bienestar de las personas. En efecto, la Agenda 2030, poniendo en el centro a las personas, el planeta, la prosperidad y la paz, bajo el lema de "no dejar a nadie atrás", señala entre sus 17 objetivos la apuesta por unos asentamientos humanos que sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles y se insta a adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. La descarbonización, tal y como señala el Pacto Verde Europeo acordado por la Comisión Europea en diciembre de 2019, debe ser el eje fundamental sobre el que se articulen las estrategias de desarrollo de la Unión Europea para garantizar una sociedad justa y próspera, con una economía competitiva en el uso de sus recursos, que alcanzará la neutralidad climática en 2050.

Con la Declaración Institucional de Emergencia Climática de 6 de septiembre de 2019, el Consell asume la responsabilidad de dotar de un mayor impulso a la lucha contra el cambio climático. En cumplimiento de este objetivo y de forma alineada con sus políticas de transición ecológica, desde la Dirección General de Innovación Ecológica para la Construcción se elabora e impulsa la Guía Verde de medidas medioambientales en la contratación pública en el ámbito de la edifcación de la Generalitat, en colaboración con el Instituto Valenciano de la Edifcación, con la convicción de que promover la toma en consideración de criterios de sostenibilidad en la contratación pública, además de servir para obtener edifcaciones más respetuosas con el medioambiente, tiene un alto valor ejemplarizante, al tiempo que puede suponer un elemento relevante de infuencia en el mercado, incentivando al sector privado hacia nuevas formas de producción y de consumo más responsables donde se prime la circularidad y el uso efciente de los recursos.

En coherencia con ese objetivo, esta Guía Verde:

  • Fomenta la función ejemplarizante de la administración pública, sugiriendola hoja de ruta en materia de contratación pública ecológica en arquitectura.
  • Implica la participación del sector público, empresas y emprendedores.
  • Favorece e impulsa la inversión en innovación y economía circular para la transición ecológica.
  • Genera iniciativas de adecuación normativa.
  • Plantea mecanismos de seguimiento y verifcación de cumplimiento de objetivos.

En este sentido, cabe destacar que la Guía Verde es el resultado de un proceso de construcción colectiva que ha fomentado la participación activa de los agentes implicados en los procesos de licitación, recogiendo aportaciones, contribuciones y sugerencias que han enriquecido notablemente el presente documento. Un documento que, además, se consolida con las contribuciones, revisiones y verifcaciones de numerosas entidades a las que una vez más se agradece su colaboración.

La Guía se plantea como un instrumento en continuo crecimiento en aras de responder a los retos que enfrentamos, permitiendo, desde la concepción del propio formato físico y digital, incorporar medidas innovadoras y actualizadas que contribuyan a la transición ecológica de nuestro entorno construido.

En el marco del Pacto Verde Europeo, la Guía Verde ha sido  reconocida por el Comité Europeo de las Regiones,  como buena práctica en la lucha contra el cambio climático y la recuperación sostenible frente a la COVID-19.

Asimismo, la Guía Verde fue aprobada como Documento Reconocido para  la calidad en la edificación, en el marco del Decreto 132/2006 de 29 de septiembre, del Consell, por el que se regulan los documentos reconocidos para la calidad en la edificación y en concordancia con lo estipulado en el del Real decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la  Edificación. (Resolución del vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática de 13 de noviembre de 2020)